Interview with Venezuelan Economist Salvador Méndez (en español)

Posted: May 11, 2016 in Anarchism, Economics
Tags: , , , ,

Aumentan precios, aumentan los impuestos, más ingresos para el fisco y así oxigenarse ellos mientras hacen tiempo para preservar el poder”

(“Prices rise, taxes rise, more income for the treasury so as to keep the government afloat and preserve its power”)

Interview with economist Salvador Méndez conducted by Rodolfo Montes de Oca, author of the upcoming Venezuelan Anarchism: The History of a Movement, scheduled for Fall 2017.

Sorry I haven’t translated this, but it’d take a good two hours to do even a quick and dirty translation.

 

___________

Crónicas Negras es una serie de entrevistas realizadas a diferentes anarquistas que se encuentran en Venezuela, sorteando las vicisitudes de vivir en el socialismo del siglo XXI, como un relato de los tiempos que atravesamos. Hombres y mujeres que desde la cotidianidad tratan de resistir la bota y las precariedades a la cual nos han sometido.

 

En esta cuarta entrega contamos con la presencia  de Salvador Méndez, economista egresado de la UCV y profesor de esta casa de estudio, con una Maestría en Ciencias Políticas. Desde hace años forma parte del colectivo editor de El Libertario, así como del grupo escénico Direc(A)ctores. Aquí les dejo la entrevista:

 

¿Cómo subsiste un profesor universitario con la escasez y el alto costo de la vida?

Mira. Eso es lo que yo me pregunto…

Como persona subsiste bachaqueando y/ o haciendo cola, teniendo varios trabajos a la vez, dando cursos o clases privadas para que “vivir no te salga tan caro”. Entonces qué pasa: cuando tú dejas de ser profesor en el sentido de que la mayoría de tu tiempo la dedicas a subsistir ya sea cazando la comida o llenándote de trabajo y disminuyendo tu tiempo de ocio para profundizar en la tarea de ser profesor, entonces dejas de reinventarte como docente, de indagar e investigar más, de buscar formas de innovar en la enseñanza de las nuevas generaciones, de dedicarle tiempo a la Academia ya sea para defenderla como para criticarla, y empiezas entonces a ser un profesor universitario que va a solo a pasar tarjeta y se va sin involucrarse con la universalidad de la universidad. Si tienes otro trabajo que te paga mejor, tu trabajo en la universidad es más por hobbie, por status; ósea si la universidad se para o está deteriorándose cada vez más y más, no me preocupo por reconstruirla o renovarla, me preocupo es por conseguir otro trabajo “mejor” pagado, y la universidad va cayendo en la desidia.

 

También debes cuidarte más que El Niño de la Burbuja, porque cualquier cosita que te pase, te enfermas o tienes un accidente, pasarás (probablemente) a una vida de subsistencia alimentaria y mengua sanitaria.

 

Como profesional subsistes frustarrecho, al ver como las generaciones jóvenes se maleducan, como ninguno desea dedicarse a la docencia y prefiere huir del país, como los estudiantes tienen que trabajar y no se dedican a ser estudiantes en pleno, digamos, a ser universales -matemáticos leyendo filosofía, economistas apreciando la escuela de arte, biólogos y médicos debatiendo con la escuela de sociología-, es decir, dedicar tiempo para la necesaria y continua interrelación para la renovación universitaria.

También sientes que tu conocimiento no es valorado, pues no hay incentivos para dedicarse a estudiar e investigar, a crecer académicamente, entonces disminuye la cantidad de personas que quieran desarrollar una vida de investigación, pues te “morirás de hambre” si no te dedicas a lo que te incentiva el país, a montar un negocio para una economía de puertos. Y por muchas cosas más, pero dejémoslo hasta ahí…

Bueno… Así subsisto yo.

 

¿Por lo general existe un desprecio dentro de algunos anarquistas con relación a la academia?, ¿Es necesario volver a la universidad como lo plantea David Graeber?

 

Si. La universidad como la conocemos hoy, es una institución con las características burocráticas y autoritarias de cualquier institución política a la que los anarquistas se oponen, ya sea por sus relaciones verticales de obediencia, por la forma en que se mide y califica el conocimiento, por los temas que se estudian, por la educación para ser esclavos del trabajo, las relaciones entre los miembros de su comunidad, entre otras… Entonces claro uno trabaja en la academia y reproduce de cierta manera, lo quiera o no, los vicios del sistema, tanto porque así te lo enseñan, como que es así que te pide la academia que funciones, un engranaje más.

 

Desconozco el planteamiento de Graeber sobre volver a la universidad, no sé si se refiere a que “desde” y “dentro de” la universidad se combatan los vicios de la burocracia y del poder vertical, de la cultura que comparte la idea de graduarse para competir en el mercado laboral, de transformar la relación profesor-estudiante, de crear académicos humildes en el sentido de que no usen sus “títulos en la pared” solo para “humillar” intelectualmente a los estudiantes o a cualquiera. Orientemos las capacidades intelectuales en la construcción de una alternativa social.

 

Volver a la universidad una herramienta para transformar el mundo, pues necesitamos ciertamente las diversas disciplinas para los problemas complejos que tenemos, pero hasta estas mismas disciplinas tenemos que replantearlas y transformarlas. Es decir, revisar la concepción contemporánea sobre qué es y como concibe la universidad y el conocimiento que emana de la misma, pues hoy las academias desarrollan su cultura y su ciencia (a niveles teóricos y prácticos) en base a los valores políticos y culturales de la sociedad piramidal que tenemos. Las academias son reflejo de la cultura dominante.

Entonces reproducir un método de estudio, un conocimiento universal, para ir rompiendo con los paradigmas dominantes dentro y fuera de la academia que han consolidado una sociedad desigual, violenta, y opresiva; y nos permita el desarrollo de la universalidad para construir un nuevo tipo de sociedad, libre, autogestionada, solidaria, que eduque para convivir y no para ser esclavo del dinero y del trabajo, que transmita valores de solidaridad y convivencia, que las aulas sean el espacio para que se incentive el conocimiento y la solidaridad, el respeto por el compañero, la tolerancia. Salones de clase donde los estudiantes no son estudiantes para ir a un pupitre y ser evaluados. Salones para construir la utopía

 

Si eso es o se parece a “volver a la universidad”, considero que es necesario volver y/o no irse. Sino, mala mía, mándame el texto de Graeber para ver que puedo rescatar…

 

¿Cómo va el tema de la autonomía universitaria?, ¿La UCV cerrara sus puertas?

La autonomía es un tema complejo, porque puede referirse a muchas cosas. Pero lo que más resalta del tema, quizá por la similitud que tiene con la realidad del “venezolano común”, es lo que tiene que ver con el presupuesto. Desde la universidad hace tiempo se viene rechazando el ahogo presupuestario al que están sometiendo a las universidades, en lo que parece una búsqueda del gobierno por el control político interno y lograr o consolidar el control político de la educación superior, llevarnos al estado de desesperación, que no tengamos más que amar al gran hermano, desarrollando la ciencia del partido, el conocimiento del partido, las investigaciones que decida el partido, ser la PSUCV.

 

El último año a nivel presupuestario ha sido el más difícil, presupuestos pírricos para cada escuela que las tiene subsistiendo, falta de insumos, las bibliotecas no se actualizan, cada vez más profesores renuncian por las condiciones miserables y unos sueldos ridículos, la dedicación exclusiva y los concursos de oposición disminuyen ante la falta de futuro como profesor universitario, y se vuelve la docencia en la UCV una especie de pasantía. El fantasma de cierre técnico merodea por las distintas escuelas.

 

Los empleados también sufren retrasos de pagos, desconozco la gravedad de la situación de su gremio, pero entre comentarios de pasillo y conversaciones esporádicas te enteras de las penurias que pasan. Y los estudiantes, van sufriendo la disminución en la calidad de la enseñanza, y los conflictos que se crean hacen que muchos deserten pues ven interminable la situación… La universidad cada que va pasando el tiempo se nota más y más decaída, sucia, abandonada…

 

Por supuesto, no podemos culpar de todo esto al gobierno en el sentido de poner como las víctimas inocentes a la universidad, porque ciertamente el gobierno tiene una alta responsabilidad de la crisis en la educación superior, pero a nivel interno la universidad no ha logrado articularse para resolver sus problemas o presionar al gobierno. Por ejemplo, a finales del año pasado en mi Facultad se realizaron estudios donde se mostraron las condiciones en que se encontraba la misma a nivel educativo, infraestructura, seguridad, presupuesto, insumos, entre otros, y se observó que estamos más en condiciones de una educación pírrica que de una de calidad.

 

Empero, se sigue dando clase dentro del “como vaya viniendo vamos viendo”, porque es evidente que estas no son condiciones para continuar, y en vez de organizarnos para reivindicar los recursos necesarios, decidimos empezar y bajar los niveles de presión política y organización que se venían dando al conocer la situación. Es como que la energía que le puedes dar a la organización y la articulación política para la resolución de los problemas la frenas empezando clases, pues das el mensaje de que no estás en condiciones para empezar pero igual empiezas, y creas descontento por la falta de coherencia o compromiso. Ojo, no me refiero a que hay que hacer un paro y abandonar la universidad, es organizarnos para solventar la situación.

 

Los distintos gremios no se organizan, se electoralizan los conflictos, la universidad misma no crea afinidad con las comunidades para legitimarse y revindicar su lucha con la lucha de la sociedad civil. Ejemplo, la misma universidad puede ofrecer respuestas a las problemáticas de las comunidades a las que pertenecen sus miembros, y ahí mostrarles que nosotros pasamos por problemas similares a distintas escalas, y para resolverlos es necesario solidarizarnos y apoyarnos. De esta forma fomentas la creación de nodos y redes de acción para presionar al poder político y empiezas a generar respuestas para las problemáticas. Es necesario un nivel de organización y articulación civil-universitaria para lograr las reivindicaciones. La gente en la calle te podrá decir, – sí, es importante que le den un presupuesto adecuado a las universidades-, pero de ahí a salir a defender las universidades y luchar por los derechos de estas hay un tramo muy extenso, pues esa misma persona sufre de distintas calamidades y la universidad no está siendo “solidaria con ella”; no se da una articulación porque no nos involucramos con la problemática de los otros, y viceversa.

 

No sé si cierre sus puertas, pero lo que parece es que se ira desarmando más y más hasta el punto que ya no haya puertas que cerrar…

 

¿Te han robados, has sido parte de las estadísticas con relación al hampa? ¿Podrías comentarnos un poco sobre esas experiencias?

Jajaja (risa de coñoelamadre), sí, soy una “estadística” más del hampa dentro de la universidad. Fue una real porquería con M mayúscula. Acostumbro a pasar un documental sobre la obsolescencia programada durante cada curso, y para ello utilizaba mi computadora personal. Un día la deje guardada en la oficina, pues no quería cargar con ese peso y no quería que me asaltaran en la calle por lo tarde que salía de la universidad. Cuando vuelvo al día siguiente, entro y después de buscar desesperadamente la computadora, me percaté la habían extraído de sin dejar rastro de cómo abrieron la puerta.

 

Ya efectivamente eres solo eso, una simple estadística más de robo, un desamparado más del montón…

 

¿Haces cola para comprar productos regulados?

Si, hago pocas por el trabajo, mis padres tienen algo más de tiempo y pueden deben (ir a hacer colas. Yo colaboro con lo poco que gano y/o “bachaqueo” cuando tenga la oportunidad y los reales, cosa que no se combina muy seguido. No me gusta hablar de bachaquear, ese es el lenguaje que nos impone el poder, la neolengua. Ese ha sido verdadero éxito del Poder en Venezuela, un neolenguaje lumpen que todos usamos; #legadodechavez. Pensamos como el sistema, pues si dominan tu lenguaje restringen tu pensamiento.

 

En fin, cuando puedo hago cola, cuando puedo compro revendido…

 

¿Cómo está el tema de racionamiento de agua y luz dónde vives?

Agua: aquí tenemos un buen tanque y nos permite un suministro de agua “estable”, aunque en una parte de mi casa que creo no tiene conexión al tanque, o tiene problemas para conectarse con éste, el agua sale débil o a veces ni eso, por lo que hay que tener un tobo con agua.

 

Respecto a la luz, de vez en cuando hay sus apagones, y cuando se va se nos corta el agua porque se apaga el hidroneumático.

 

¿Tienes Internet, que tal la conexión?

Si. Es una porquería, aumenta el consumo de Internet pero la capacidad instalada está estancada.

 

¿Cómo ves el paquete económico que está implementando el gobierno, como lo ve un economista anarquista?

Como un coñazo que te viene directo a la cara. Están clavándole a la gente el pago de la crisis. Aumentan precios aumentan los impuestos, más ingresos para el fisco y así oxigenarse ellos mientras hacen tiempo para preservar el poder. Continúan la política monetaria expansionista de una economía basada en hacer circular un papel moneda para comprar bienes en un país sin aparato productivo, con un papel moneda depreciada. En una economía globalizada si tu moneda no vale nada y tu único producto de exportación está en crisis, estas bien jodido sin un aparato productivo interno diverso, pues no vales nada para el capitalismo global si no puedes pagarles, si no tienes nada que les interese, no tienen incentivos para invertir, e internamente no tienes como producir porque las industrias quebraron, o la mayoría de sus insumos son importados, por lo que necesitas urgentemente los escasos petrodólares que despilfarraron bolichicos, boliburgueses, empresarios de maletín, etc.

 

Además, el paquete viene acompañado de un nivel de represión, pues las colas han llevado por un lado la creación de mafias para la adquisición de alimentos, reproduciendo la actitud de un gobierno cómplice, la militarización del país para controlar protestas sociales, el castigo a quienes hacen cola, etc… Pagamos la crisis y pagamos la culpa, mientras ellos se pagan y se dan el vuelto.

 

Y siguen imprimiendo dinero, lo que estila aumente la inflación ante la poca oferta de productos. Asimismo, no hay un aumento del poder adquisitivo en términos reales, pues en términos nominales el dinero aumentó en cantidad y nominalmente aumentó la cantidad de plata que tienes en el bolsillo, pero este dinero disminuyó su valor, es decir su capacidad de adquirir bienes y servicios, el conocido valor de cambio.

 

El Estado está imprimiendo dinero que no está respaldado en las Reservas. Además aumenta la circulación del papel moneda cuando aumenta los salarios, pero la economía real no se desarrolla.

 

Qué es la economía real, es la producción, el aparato productivo, leche, carne, arroz, zapatos, etc… Sin una economía real, por más papel que imprimas no vas a conseguir “comida o zapatos”. El aparato productivo está destruido, las importaciones fueron la salida del asistencialismo adeco-chavomadurista que no son lo mismo, pero “se parecen igualito”: ambas se quedaron sin un aparato productivo interno fuerte y autosuficiente luego de que el petróleo intentara las dos veces comprar el desarrollo; y ambos lanzaron a los hombros de la gente el peso de la crisis que ellos causaron en gran medida.

A nivel de conflicto social si hay una gran diferencia entre los adecos y los chavomaduristas, basta con observar los niveles de violencia hoy; y a su vez la infraestructura bajo este gobierno fue mucho más faraónica que la de la 4ta república, y también el deterioro de la infraestructura en la quinta fue peor.

 

Este es un pequeño diagnóstico del por qué de la crisis, pero aquí entra el “cómo economista anarquista” que pedias. El cómo salir de la crisis. Necesitas activar la economía real, cómo lo logras.

 

Para los economistas anarquistas, que como buenos anarquistas no estarán de acuerdos en lo mismo, jajaja, creo que aquí hay que apostar más allá de las medidas para estabilizar un mecanismo que consideramos perverso para cohesionar las relaciones económicas, el mercado con un estado interventor a distintas escalas, pues la mass-media y la academia parecen moverse (para no perder el hilo de profesor) en que el debate está en A vs B, en mercado vs estado, y desde el anarquismo se debe romper esa dicotomía “Dios vs Diablo”, pues tanto el Estado como el mercado como formas de cohesión, son opresivas, aparte de que se basan en una falsa contradicción, pues el mercado y el estado saben cuando aliarse y  maximizar las ganancias para imponer su poder, o viceversa, en el Estado-Nación trasnacional moderno, se han retroalimentado uno del otro aunque se las den de contrarios.

 

Entonces es buscar la forma de activar la economía real bajo relaciones alternativas de producción. Necesitamos replantearlos cuatro principios básicos de la economía como ciencia: el qué producir, el cómo producir, el cuánto producir, y el para qué producir.

Hay que cambiar la estructura de nuestra dinámica económica. Claro esto es lo complejo de la utopía, pero así vamos armando el rompecabezas. Romper el tabú de por ejemplo “el trabajo es sagrado”, que debemos vivir para trabajar, para conseguir dinero y sobrevivir. ¡No!, podemos producir y distribuir la riqueza sin necesidad de condenar a la sociedad a los altibajos del mercado de trabajo, a que dependa del dinero y la deuda, pues si no trabajas no comes.  En este sentido, alternativa tecnológica que técnicamente podemos tener generar una vida de goce y no de trabajo como actividad monótona y estresante. Ello requiere una tecnología que ha de ser amigable con un mantenimiento de los llamados “recursos” naturales para las generaciones futuras, el hombre es hombre porque transforma la naturaleza, el impacto ambiental es inevitable, pero podemos crear un equilibrio para salir de este modelo destructivo construyendo una civilidad más ecológica y de menos desperdicio, donde la contradicción ciudad-campo se acabe.

 

 

Impulsar una sociedad aplicando la solidaridad, el apoyo mutuo y la autogestión, para así ir desarrollando tecnologías que no sean de naturaleza opresiva, tecnología no para ganar dinero, tecnología para hombres y mujeres libres, el Discurso final de “El Gran Dictador de Chaplin” describe hermosamente un ideal para la alternativa tecnológica. Así podamos crear un tiempo de ocio que podamos usar para construir riqueza personal ligada a la riqueza colectiva, cooperando en vez de compitiendo… Recomiendo ampliamente un capítulo del libro de Graeber “En Deuda”, uno que habla sobre la historia del trueque, para quienes deseen plantear una economía anarquista. Ese texto es capaz de romper paradigmas de la economía dominante en la actualidad – a mí me voló los tapones -, y así construir una economía de la utopía.

 

Bueno, así lo veo yo…

 

¿Cuál es tu opinión de la política energética del gobierno de Nicolás Maduro?, ¿Cómo ves esa política extractivista a través del Arco Minero del Orinoco?

Es terrible, han logrado que el país entre en una crisis de servicios públicos impresionante, la crisis eléctrica del 2009 permitió el robo a las arcas de la nación de los Bolichicos de Derwicks – por ejemplo -, quienes vendieron un “paquete chimbo” a nivel termoeléctrico. Y hoy, los gobernantes culpan al fenómeno El Niño por la crisis, cuando despilfarraron millones y millones en un “blindaje eléctrico” que nunca llegó, solo llegaron ganancias a los bolsillos de los negociantes (bolichicos), a las fuerzas armadas y a todo aquel que recibió su tajada. Hoy nos culpan de la crisis eléctrica y nos piden sacrificarnos por su pecado eléctrico.

 

Y en cuanto al petróleo, que debería incluirse en el Escudo Nacional (jaja), continuó el modelo de rentismo heredado desde el Gomezcismo. El libro de “La Revolución como Espectáculo” de Rafael Uzcátegui hace un buen análisis sobre el tema desde el anarquismo. Básicamente fue el modelo monoproductor de petróleo el que “levantó” al país de las penurias que teníamos antes del primer tercio del siglo XX, pero sin duda ha creado otro tipo de penurias iguales o peores a las que vivíamos en la era pre-petrolera. El chavismo como buen hijo de sus padres vivió la era de las vacas gordas con ingresos petroleros exorbitantes y ahora intenta sobrevivir a la era de las vacas flacas, al igual que lo hizo el matrimonio presidencial entre AD y COPEI a finales del siglo pasado.

Veremos cuanto termina de durar esta “nueva” hegemonía.

 

Repetimos los vicios del pasado pero bajo una nueva narrativa, y ahora el Poder, ante la crisis petrolera, se refugia en lo que llaman “diversificación del modelo” potenciando un “Motor Minero”. ¡La redondez del círculo!, pasar de depender de oro líquido a oro mineral es continuar el modelo rentista centro-periférico que permitió el petróleo y nos llevó a la crisis actual.

 

Pero ahora bajo el modelo de las empresas mixtas, algo que ni El Gocho del Ochenta y Ocho le dio al capitalismo mundial, la propiedad del subsuelo a las trasnacionales. El documental Nuestro Petróleo y Otros Cuentos es un claro ejemplo del continuismo entre la cuarta y la quinta.

 

En este sentido el AMO es solo ese “cambio de oro”, la activación de un modelo destructivo de economía real, desplazando comunidades indígenas, destruyendo ecosistemas, militarizando un 12,2% más el territorio, crear las Zonas Económicas Especiales – palo pal que se queje-, es la economía del “con el mazo dando”. Todo para que nuevas corporaciones, violadores de derechos humanos y ambientales, vengan a multiplicar su capital. Mientras los poderosos con y sin uniforme verde-oliva, se llenen los bolsillos ya no solo de petrodólares, sino también de AMOdólares, y así seguirán alimentando el clientelismo personalista y caudillista para dar al resto de la sociedad las migajas de la gran torta, la eterna dependencia del centro. El extractivismo de la quinta es la evolución del de la cuarta, con el toque de las empresas mixtas y la incorporación ahora del motor minero.

 

¿Podrías explicar desde una perspectiva económica que estamos atravesando?, ¿Cuál debe ser la respuesta de los anarquistas ante la inflación?

Creo que te lo respondí arriba. No es atacar la inflación, es atacar toda la estructura y crear unas relaciones económicas. Es tener una economía que no se enferme de inflación, donde un papel moneda no tenga en su mano las penurias que conllevan los aumentos de precio para quienes no pueden pagarlo porque su tiempo no vale lo “necesario”.

 

No podemos boicotear la inflación, de hecho la sufrimos, podríamos como anarquistas autogestionarnos pero igual no nos escaparíamos de ella, podríamos andar en bicicleta, caminar o lo que sea para atenuarla, pero la inflación te va a alcanzar, y hoy por hoy, en este país, es muy difícil ganarle a la inflación.

 

¿Cómo ves el tema de la estatización iniciada durante el proceso bolivariano?, ¿Cómo ves eso del control de precios?

Estatización de qué, pues aquí pareciera que tienes al estado hasta en la sopa (si es que no se te va el agua). El aparato productivo estatizado fracasó, a un nivel en que le han dado a la ideología de los mercados y el empresariado eficiente una fuerza y legitimidad que había perdido en los 80-90, ¡Revivieron a AD! Para nuestra historia creo que fue un cambio de amo pero para peor, porque los niveles de corrupción han superado a los de la cuarta; acabaron con el aparato productivo y han menoscabado los derechos de los trabajadores, destruido la infraestructura, y nos han sumergido en una crisis que para muchos es generacional.

 

El control de precios se mantenía ayudado por el subsidio de la oferta gracias a los petrodólares, pero la destrucción del aparato productivo y la falta de petrodólares han vuelto el control de precios insostenible. La escasez de oferta hizo que los precios de los productos se elevaran, y con la sobre-emisión de masa monetaria creas un mecanismo vicioso que dispara los precios al cielo. A menor oferta mayor es el precio, el bien es escaso, cuesta y pagas más por adquirirlo. Ah, y sin contar los niveles de corrupción que contribuyen a inflarlos más.

 

El control de precios contribuyó a destruir el aparato productivo, pensaron que los petrodólares serían eternos y podrían producir y subsidiar eternamente las perdidas, alimentando a la economía de productos importados, quebrando así al aparato productivo nacional.

 

¿Cómo salir de esta coyuntura?, ¿Cuál debe ser el proceder de los anarquistas?, ¿existe una formula anarquista que podamos emplear?

NPI. El anarquismo debe estimular el descontento social, pero no acción por mera reacción, pues hay que fomentar la discusión, el debate, como las ideas del anarquismo tienen un poder para liberarnos, para crear una legitimidad en dicho descontento, dotarlo de razón y de sentido, de propuestas y alternativas, porque si no se perderá en otro acto más de nuestra continua volatilidad visceral. Creo que no existen fórmulas mágicas, podemos es tomar los aportes del anarquismo para emplearlos en construir y reinventar continuamente una alternativa para salir de la coyuntura cambiando la estructura.

 

Para finalizar… ¿te gustaría agregar algo más?

Gracias por el espacio para la expresión. Excelente iniciativa hermano, esto es parte del proceder de los anarquistas.

 

________________________

Rodolfo Montes de Oca

Bitácora personal: http://rodolfomontesdeoca.contrapoder.org.ve/

Twitter: @romontesdeoca

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s