Posts Tagged ‘Maduro’


(Note: I’m doing this translation on the fly — just sitting here reading and typing away. Don’t expect a great translation: I’m wiped and am posting this without revising it. For those interested and who can read Spanish, the original is included at the end of this translation.)

* * *

by Rafael Uzcategui

The rhetoric of Chavismo [refers to the personality cult of Hugo Chávez and his followers, especially now-dictator Nicolás Maduro], replete with the standard pet phrases of the Latin American left, created for many years expectations among those who searched for a more humane and just alternative [to the capitalist hell of U.S. subservience and exploitation].

Despite the degradation of the army to the Chavista state, and the obvious evidence of the general impoverishment of the population and the regimentation of daily life of Venezuelans, the phantasm [of “Bolivarian” revolution] hasn’t yet totally evaporated.

The unsuspecting, innocents, and political operatives of all stripes, but without the drive they had in the days of the Supreme Commander, continue to defend the regime of Nicolás Maduro repeating the empty phrases “economic war” and citing the Constituent Assembly [the illegal body created by Maduro to supplant the elected congress].

Every time we have to explain the Venezuelan situation outside of our borders, we need to overcome the echos of authoritarian propaganda [sanctifying Chávez and Maduro]. To neutralize the views of those who live in other lands, but who consider themselves better informed than those of us living here, I’ll cite personal histories, personal histories of those of us living here in Venezuela.

I’ll begin with the story of Juan Pedro Lares.

Juan Pedro is a young man of 23, who on the 30th of June, the date of the election for Maduro’s [illegal] constituent assembly, was arrested in his home in the municipality of Campo Elías in the state of Mérida by SEBIN [Servicio Boliviariano de Inteligencia Nacional — the state intelligence service]. They were looking for his father, Omar Lares, the town’s mayor. Most of the family fled through the rear, but uniformed cops arrested Juan Pedro.

There was no arrest warrant for him and he was committing no crime — the two reasons under the law that would permit arrest. But they arrested him anyway.

Meanwhile, his father fled to Colombia to avoid being arrested in the wave of repression directed against [opposition] mayors. And his mother Ramona went to Caracas to try to find out what happened to Juan Pablo.

Despite going several times to the Helicoide prison, the authorities denied repeatedly that he was there. He was.

Both Juan Pedro and his mother Ramona are Colombian citizens, and thanks to the Colombian embassy she was able to visit him in Helicoide, the headquarter of SEBIN, four times over the coming months.

The illegal detention, the violation of due process, and the negation of the rights due any prisoner — visits by family and access to attorneys — weren’t the only violations of Juan Pedro’s rights. He was never brought before a judge during the first 48 hours to be informed of the charges brought against him. He was never brought before a judge during the first six months of his captivity.

We repeat: No state attorney has accused the young man of committing a crime. Therefore, his detention consists of, nothing more and nothing less, a kidnapping by the state. In this manner, the Maduro government, with the complicity of the human rights figures [within it, apparently — I don’t know enough about the matter to extrapolate from the context]  Tarek William Saab and Alfredo Ruiz to blackmail Juan Pedro’s father to return from exile and be imprisoned.

What do you call the type of government that would do such a thing?

The case of Juan Pedro discredits ever more the international mouthpieces of Chavismo [presently, Madurismo]. If the governments of Macri (Argentina) or Piñera (Chile) had violated due process and incarcerated someone for political purposes, there would be a regional campaign against this on social networks. But no.

The case of Juan Pedro Lares is not unique.

We’ll continue, while we still have a voice, to continue to paint such portraits of infamy.

* * *

El discurso del chavismo, repleto de lugares comunes y las muletillas de la izquierda latinoamericana, generó durante mucho tiempo expectativas entre quienes buscaban una alternativa, más humana y justa, para la humanidad. A pesar de la degradación del ejercicio de poder bolivariano y todas las evidencias sobre el empobrecimiento general de la población y la estatización de la vida cotidiana de los venezolanos, dicho espejismo no se ha evaporado del todo. Incautos, ingenios y operadores políticos de todo pelaje, con menos empuje que en los días en vida del Comandante Supremo, siguen defendiendo la gestión de Nicolás Maduro, repitiendo los desiertos de la “guerra económica” y la Constituyente.

Cada vez que hemos tenido que explicar la situación venezolana fuera de sus fronteras, tenemos que vencer los ecos de la propaganda del autoritarismo. Para neutralizar auditorios que a pesar de no vivir en el país creen estar mejor informados que tú, he recurrido a la estrategia de contar historias que, dramáticamente, hablen por sí solas. Cuando he querido neutralizar las intervenciones de quienes desean refutar que entre nosotros existe una dictadura, empiezo mi intervención relatando la historia de Juan Pedro Lares.

Juan Pedro es un adolescente de 23 años que el pasado 30 de julio, fecha de las elecciones a la Asamblea Constituyente madurista, fue detenido en su domicilio ubicado en el Municipio Campo Elías del estado Mérida. Un comando del SEBIN y la policía fueron a buscar a su padre, Omar Lares, que en ese momento ejercía el cargo de Alcalde de Ejido. La familia huye por el patio trasero, pero Juan Pedro queda atrás y es capturado por los uniformados. No había ninguna orden de aprehensión en su contra y no estaba cometiendo en ese momento delito alguno, los dos causales, que según la ley, permiten la privación de libertad. Inmediatamente fue trasladado a Caracas. Mientras su padre huía a Colombia, para evitar ser parte de los alcaldes detenidos ilegalmente, su madre Ramona comienza la peregrinación en la capital para conocer el paradero de su hijo. A pesar de haber ido varias veces a El Helicoide, las autoridades negaban que se encontrara ahí. Tanto Ramona como Juan Pedro tienen nacionalidad colombiana, por lo que fue por intermediación de la Cancillería que, semanas después, corroboraron que se encontraba en la sede del Sebin y le permitieron una primera visita, que hasta el día de hoy sólo suman 4. La detención ilegal y la negación de los derechos de cualquier preso (ser visitado por abogados y familiares de manera periódica) no son la única violación del debido proceso. La más escandalosa es que durante los 6 meses que Juan Pedro ha estado recluido en El Helicoide en ningún momento, ni en las 48 horas que dice la ley ni después, ha sido trasladado a tribunales para que un juez sea formalmente informado de los delitos que se le imputan. Repetimos: Ningún fiscal ha acusado al joven de haber cometido acto fuera de la ley, por lo que su detención constituye, nada más y nada menos, que un secuestro por parte del Estado. De esta manera el gobierno madurista, con la complicidad de los próceres de los DDHH Tarek William Saab y Alfredo Ruiz, intenta obligar a Omar Lares a entregarse. ¿Cómo se llama un gobierno que actúa de esta manera?

El relato sobre el caso Juan Pedro Lares enmudece a los, cada vez menos, altavoces internacionales del chavismo. Si el gobierno de Macri o de Piñera, por decir dos nombres, violara el debido proceso de una sola persona encarcelada por razones políticas, tendríamos a la progresía regional haciendo movilizaciones y campañas por redes sociales. Pero el caso Lares no es el único. Debemos continuar, mientras tengamos voz, relatando sus historias para continuar dibujando el rostro de la ignominia. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)


(Our Venezuelan compañeros just sent me the following e-mail detailing the beating of Venezuelan anarchist Gianni Humberto Scovino by Maduro’s Bolivarian National Police. As you can see from the attached video, the beating was deliberate and entirely unprovoked. For now, this post is in Spanish. I’ll translate it to English and put that up tonight or tomorrow.)

Gianni Humberto Scovino being beaten by Venezuelan police

Gianni Scovino (33 años) es un joven asperger, colaborador de la Fundación La Tortuga (http://www.fundacionlatortuga.org/), participe de la escena punk y difusor de artículos sobre el anarquismo publicados en El Libertario a través de su canal S3 7 (https://www.youtube.com/channel/UCt5E7TuSaxrHPyoXF07LlZg/videos) donde suele postear videos en inglés y español.

El pasado 13 de julio de 2017 fue salvajemente agredido por funcionarios de la  Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Guardia Nacional Bolivariana (GNB) mientras reciclaba desechos para la Fundación Tortuga en las inmediaciones del estacionamiento del Centro Comercial Plaza Mayor de Lecherías en el estado Anzoátegui. La golpiza que recibió quedo registrado en el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=p5e5NDx7Ues

Gianni Humberto Scovino in hospital after being beaten by Venezuelan police

Después de ser  golpeado por la PNB y GNB con el escudo, patada y golpes fue retenido por 36 horas en el Destacamento 521 del Comando de Zona Número 51 de la GNB antes de ser trasladado a un centro asistencial; actualmente su estado de salud está mejorando y se encuentra en el Hospital del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales “Doctor Domingo Guzmán Lander” de Barcelona.

Los responsables de las agresiones sufridas por el compañero Gianni Scovino son los sargentos primeros de la GNB, Osmel Zambrano Márquez y Joel José Díaz Carreño, y los sargentos segundos Julio César Gómez Mata y José Gregorio Trébol Pinto. Así como el oficial agregado de la PNB,  Luis Ramón Cova León y los oficiales del mismo cuerpo de seguridad, Xavier Alexander Díaz Salazar, Elio Antonio Díaz Maigua y José Alejandro Villegas Olivero.

La violencia que sufrió Gianni Scovino es una constante desde hace 100 días en  Venezuela, la cual desde el 01 de abril van más de 3500 personas detenidas, un número incalculable de heridos, allanamientos a sectores populares y residenciales; 303 venezolanos juzgados en tribunales militares y más de 100 víctimas fatales.

Desde Venezuela, hacemos un llamado internacional a los compañeros y compañeras anarquistas a no ser indiferentes ante las agresiones que está sufriendo la población venezolana en esta Rebelión Popular, el silencio es complicidad con una dictadura que oprime, tortura y detiene a libertarios.

Que la indignación se transforme en rabia contra el opresor

¡Con Gianni y todas las venezolanos alzados!

–Anarquistas en la rebelión popular.

 

Algunos de los videos de youtube de Gianni Scovino: